UC

La Historia de Samuel Armas o la mano de la esperanza

Foto de un niño con "spina bifida" se convierte en nuevo estandarte de la causa pro-vida.
El fotógrafo profesional que documentó gráficamente una revolucionaria intervención quirúrgica por espina bífida practicada dentro del útero materno a un feto de sólo 21 semanas de gestación en una auténtica proeza médica, nunca imaginó que sus fotos se convertirían en uno de los más conmovedores y eficaces estandartes de la defensa de la vida frente al aborto. Esta es la historia completa de una fotografía y del pequeño héroe que es su protagonista:

Leer más...

Testimonio de un paciente de 14 años

(Portador de un histiocitoma benigno, que se ha comportado como maligno)

fibromaCamilo de Lellis En la vida nos ocurren diversos sucesos que nos van formando como persona, pero según cómo se interpreten estos acontecimientos, más o menos trascendentes, es como en verdad uno evoluciona para convertirse en quién es. Es uno mismo el que elige en qué convertirse y qué hacer, y cómo tomar los hechos que transcurren a lo largo de la vida. Gracias a que he tenido las herramientas y he sabido usarlas, voy convirtiéndome en quién quiero ser.

Hace tres años, jamás me hubiera imaginado que algo así pudiera existir, hasta que un día veo algo que no anda bien, no lo había visto nunca, en mi piel había una especie de granuloma, de un color oscuro, nada que me gustaría exhibir en una piscina o en la playa, pero según mi pediatra, quién ya me había operado de un quiste en la garganta, no era nada raro y con una operación se terminaba.

Leer más...

Daniela García, la historia de una chica que decidió vivir

Por Anne Mullens. Revista "Selecciones"

danielaCamina con confianza, por los pasillos del Instituto de Rehabilitación Infantil, en Santiago de Chile, a pesar de una leve renguera. En esta ciudad de seis millones de habitantes, incluso en toda la Nación, la conocen muy bien con apenas sus 27 años de edad. Daniela García es autora del éxito de ventas “Elegí vivir”, y se niega a ser reconocida sólo como “la chica que sufrió el terrible accidente”. Ni le gusta que describan lo que le ocurrió como una tragedia. “Esta es una historia feliz”, dice.
No le molesta que sus jóvenes pacientes, muchos de los cuales padecen discapacidades importantes o enfermedades como distrofia muscular, la miren fijamente con curiosidad. Sabe que su condición significa que ellos también tendrán que encontrar su propio valor y resistencia, a medida que su vida se desenvuelva. Ni le importa que le pregunten, con la natural franqueza de los niños: “¿Por qué rengueas? ¿Por qué tienes ganchos en vez de manos?”. “Me gusta. Crea un vínculo entre nosotros”, dice ella.

Leer más...

Powered by jms multisite for joomla